jueves, noviembre 17, 2016

NO HAY QUE TENER PRISA, VESPASIANO.




De Vespasia Polla a su noble padre, Vespasio Pollión.

Salve, padre mío, espero que cuando este mensaje te llegue te encuentres bien de salud. Por mi parte, he de decirte que acabo de dar a luz a mi segundo hijo. Es un varón y ha llorado con tanta fuerza que hasta los vecinos se han enterado. ¡Y ya era hora, pues los dolores del parto me empezaron hace tres días! Mucho me temo, padre querido, que en contra de la puntualidad y la rapidez que han sido norma en nuestra familia, este Vespasiano mío –así hemos decidido llamarle – sea tan lento como un caracol. Con todo, tiene las mejillas sonrosadas como mi madre y, según ella, aunque lo haga despacio, este hijo me dará muchas alegrías. Salve y cuídate. 

NOTA: El emperador Vespasiano nació el 17 de noviembre del año 9 d.C., hijo de Vespasia Polla y de Tito Flavio Sabino. Es conocido el humor sarcástico del emperador y, según parece, también de su madre. Vespasiano no hizo una carrera política a mucha velocidad… Llegó a trono imperial a los 60 años. La suposición de que nació tras un partlo largo es mía. Para la muerte de Vespasiano ver Un dios en ciernes.

jueves, noviembre 10, 2016

LA MANZANA DE ORO Y LOS JARDINES DE LOS DIOSES






"Les propongo que nos traslademos, por unos momentos, desde esta tierra rica en manzanas a otros lugares y tiempos, en concreto, a un tiempo mítico. El tiempo mítico se caracteriza por estar fuera del tiempo, es una invención del ser humano que, a través del mito, busca explicar y explicarse el mundo, comprenderlo y trasladar esa comprensión, esa idea del mundo a las generaciones sucesivas" 

¡Os esperamos!

lunes, noviembre 07, 2016

EN EL CIELO NO HAY PALOMAS



“Por unos pechitos así, como los tuyos, me la cargué yo. Míratelos bien, hija, y dales buen uso. ¿Para qué los querríamos, si no? ¿De qué nos valen unas buenas piernas, las caderas redondas con todo lo que de placentero encierran y un par de nalgas respingonas si no las disfrutamos antes de que se malogren? Hay que dar a las carnes lo que es suyo, hija, alegría,  goce, que para eso nos las regaló nuestro Señor. Dichosa tú que puedes. A mí, solo por defender durante el juicio que mis tetitas –no muy grandes, pero sí redondas y tiernas– tenían derecho a haber sido besadas y acariciadas como exige la madre Naturaleza, me añadieron doscientos cuarenta y nueve años.”

Así empieza mi relato, "En el cielo no hay palomas", que se incluye en el libro de relatos "ENTRE BAMBALINAS. 100 AÑOS DEL TEATRO OLYMPIA" que se presenta el martes 8 de noviembre, a las 20 h. en el teatro Olympia de Valencia. Aquí os pongo la invitación. Entrada libre. ¡Os esperamos!.

 

domingo, noviembre 06, 2016

NACIMIENTO DE UNA GRAN MUJER (AGRIPINA LA MAYOR)




¡Escuchad, romanos!: la noble Julia, esposa de Agripa e hija de Augusto, acaba de parir a una hembra. Y me ha dicho una de las comadronas que la recién nacida ha llorado bien fuerte sin dejar de apretar los puños. Es una niña sana. Y la nodriza de Julia, la vieja Espórtula, ha tenido la corazonada de que Agripina – pues ese será su nombre – levantará muchas veces los puños a favor de su madre. Bienvenida sea a la vida y a Roma quien será una gran mujer. 

NOTA: Agripina la Mayor nació el 6 de noviembre del 14 a.C., hija del general Marco Vipsanio Agripa, íntimo amigo y colaborador de Augusto, y de Julia, única hija del emperador. De vida compleja y llena de dificultades, se la consideró un modelo de matrona romana. Fue madre de Calígula y abuela de Nerón. Para su muerte, podéis leer Adios a una mujer valiente.

viernes, octubre 28, 2016

NOCHE DE MUERTOS. HASTA PARA MORIRSE HACE FALTA DINERO




- Madre, ¿La ha conseguido? Me refiero a la moneda que debemos ponerle en la boca a padre para que su espíritu pague el pasaje al barquero Caronte.

- Aquí está hija – la escuálida anciana le mostraba la mano abierta con la triste moneda en la palma -. He vendido su escudilla, sus sandalias e incluso su yacija, para conseguirla. Colócasela tú, hija, sobre la lengua. 

Mientras la hija cumplía tan piadoso deber, uno de sus vecinos pasó por delante de la puerta de su mísero hogar. Saludó a las mujeres y se marchó murmurando:

- Que me perdonen los dioses si los ofendo, pero ¿en qué mundo vivimos?  Ni en el reino de los muertos pueden entrar los miserables sin pagar antes.  

NOTA: Para los griegos y romanos los muertos debían pasar el infernal río Aqueronte para entrar en el reino de los muertos. Quien se encargaba de trasportar a las sombras o espíritus de los muertos era un barquero, llamado Caronte, que exigía el pago de una moneda para permitirles subir a su barca. Los que quedaban insepultos o no tenían la moneda en la boca para pagarle el pasaje, vagaban durante cien años en las orillas del río hasta que les permitían pasar. Nadie ponía en cuestión esta creencia. Me he permitido la licencia de poner en boca de un personaje esa reflexión no al hilo de lo que pensaban los antiguos, sino de lo que podemos pensar hoy, cuando vemos tanta pobreza y tan cerca de nosotros.

*Fotografía tomada de internet. Es el barquero Caronte transportando las sombras.

miércoles, octubre 26, 2016

PINOS DE ROMA




¡Ay, pino de Roma! Quién pudiera mantenerse erguido, como tú, aún después de haber sido mutilado.



*Villa Doria Pamphili, en el Gianicolo. Roma.

Gracias a C. Mendoza, aquí pongo  "Los pinos de Roma" del compositor Ottorino Respighi