jueves, diciembre 15, 2016

PERSEO Y ANDRÓMEDA en Valencia


Andrómeda, a la izquierda, encadenada a una roca. En el mar, un monstruo asoma la cabeza y la cola. En el aire, Perseo dispuesto a defenderla. He aquí una representación de Perseo y Andrómeda en el pavimento barroco del palacio de Valeriola, en Valencia. Así que Perseo no estaba tan lejos…


“Volaba ya Perseo sobre Etiopía cuando empezó a ver inundaciones y campos desolados. Distinguió luego una magnífica ciudad. En su playa, junto a una roca que penetraba en el mar, se congregaba una muchedumbre. Una figura blanca, quieta como una estatua, destacaba contra la grisura de la roca, a mitad de la escarpa. La curiosidad lo incitó a descender e ir más despacio. Su mirada no halló una dura piedra, como esperaba, sino a una bellísima joven de piel dorada y mórbida. Sus largos cabellos, alborotados por la brisa, lo mismo cubrían que destapaban la curva dulce de sus hombros y uno de sus senos, pues la túnica se le había deslizado por la parte izquierda. Aunque su recato le exigiera taparse, le sería imposible, ya que sus muñecas estaban amarradas por argollas. Toda ella emanaba juventud, pudor y belleza. Aunque no veía su rostro, pues la muchacha miraba hacia el suelo, el dios del amor, el divino Eros, aprisionó el corazón de Perseo con más fuerza que las cadenas que a ella la retenían. Quedó tan enamorado y se sumió en tal embeleso, que se le olvidó batir sus alas y a punto estuvo de precipitarse en el mar.

 Cuando Andrómeda, al oír el aleteo, levantó la cabeza para mirarlo, sus grandes ojos velados por las lágrimas, sus labios rosados y jugosos, acabaron de subyugar al muchacho. Ella se estremeció al ver aquel extraño pájaro y bajó la vista. Se posó, al fin, Perseo frente a ella y le preguntó quién era y por qué estaba encadenada. Trababa Andrómeda de ocultar el rostro, por vergüenza, mas la insistencia del joven y el temor a que la creyera culpable de algún horrible crimen, la obligó a responder. Tras explicar los motivos por los que debía satisfacer el apetito de un monstruo, añadió, sonrojándose aún más, que aunque estaba dispuesta al sacrificio por el bien de su patria, temía que el miedo, en el último instante, la incitara a huir. Esa era la razón de las cadenas. Mientras hablaba, se atrevió a mirar dos o tres veces al muchacho volador y también Eros hizo de ella su víctima, pues además de la apostura del joven y el encanto de sus rasgos, Andrómeda vio brillar el amor en sus ojos.” 


De mi novela “PERSEO Y LA MIRADA DE MEDUSA” 

Como sabéis, esta novela, dentro de la Colección de Mitología Gredos, estará en los quioscos de toda España a partir del 23 de diciembre.

  

















*Fotografía tomada de Internet. Gracias a Vicent Lerma, que me ha puesto sobre su pista.

6 comentarios:

Cayetano Gea dijo...

Buena suerte con este nuevo proyecto tuyo que ve la luz el día 20.
Un saludo.

cacatuas dijo...

UN PLAER PASSAR SEMPRE PER ACI.
BON NADAL.

Jose Jota dijo...

Feliz Navidad Isa. De uno que hace tiempo andaba a cuestas con la vida :-)

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Cayetano Gea. Y felices fiestas.

Isabel Barceló Chico dijo...

Gracias, Cacatúas. Un abrazo y felices fiestas.

Isabel Barceló Chico dijo...

Hola José Jota, espero que la vida te esté llevando en volandas ahora... Un abrazo muy fuerte, querido amigo.